La artista surrealista Leonora Carrington, nacida en Lancashire, Reino Unido, el 6 de abril de 1917. Fue una pintora y escultora surrealista, además de también ser escritora. Adquirió la nacionalidad mexicana por naturalización. Encontró en México el sitio para rearmar el rompecabezas de su vida, tras quedar destrozada por la Segunda Guerra Mundial.

Esta pintora y escultora arribó al país en 1942, al lugar que la abrazó y la hizo suya para ser mudo testigo de los vaivenes de su vida íntima y cómplice de su madurez estética.

Amiga de Remedios Varo, Pablo Picasso, Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Luis Buñuel, la creadora produjo en México cerca de un centenar de obras entre las décadas de los 40 y 70, probablemente su etapa creativa más prolífica.

Su vasta obra está colmada de animales fantásticos, que migraron al zoológico de su universo creativo gracias a las leyendas celtas e irlandesas que su abuela acostumbrara contarle cuando era niña.

Sumundo imaginario estaba lleno de gnomos, duendes, gigantes y fantasmas, producto de su educación irlandesa y del contacto con la mitología celta.

Poco antes de los 20 años, Carrington se mudó a Francia con su esposo Max Ernst, quien fue arrestado por ser ciudadano alemán y residir en la nación gala.

El encarcelamiento de su amante la incitó a buscar escapar, huir, y fue esa desesperación la que la empujó a España y luego a México, donde vivió los últimos 69 años de su existencia.

En México, la pintora restableció lazos con varios de sus colegas y amigos surrealistas en el exilio, quienes también se encontraron en ese país, tales como André Breton, Benjamin Péret, Alice Rahon, Wolfgang Paalen y la pintora Remedios Varo, con quien mantuvo una amistad duradera.

Fue ganadora del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes, otorgado por el Gobierno de México en 2005.

Falleció a los 94 años en la Ciudad de México el 25 de mayo de 2011, y fiel a su aversión a los periodistas, fue enterrada en el Panteón Inglés sin fotógrafos.