Sabemos que criar a un niño a veces puede ser complicado, sobre todo si se ponen a llorar y a patalear sin para en un lugar público o en la propia casa, y no sabemos cómo controlar y manejar ese comportamiento, por lo que decidimos compartir estos consejos para qué educar y cuidar a tu hijo sea una tarea más fácil.

Es normal y hasta natural que un niño llore, es parte de un proceso evolutivo de cada etapa que viven nuestros hijos, pero siempre hay que poner límites para no malcriar al pequeño.

Nunca pierdas el control. Sabemos que es difícil, pero debes de aprender a manejar tu inteligencia emocional, para empatizar y enseñar a tus hijos como deben de controlarse, porqué el que tú les grites no ayudará en nada.

Agáchate a su nivel. Con esto nos referimos a que trates de conectarte con él, que exista una conexión con la mirada, explicarle la situación, tus motivos deben ser claros y breves, permite que él pueda expresar lo que quiere o lo que necesita. 

Usa palabras simples, un tono de voz tranquila y ofreciendo alternativas, podrás lograr que el niño se tranquilice, deje de hacer berrinche y comprenda la situación.

Es importante que tu hijo a pesar de su berrinche se sienta amado, que no sienta tu rechazo o enojo, porque algo que tenemos que entender es que los niños hacen berrinches no para molestarnos o llevarnos la contra, sino porque es una manera en la que ellos buscan expresarse, por lo que sí se deja dale un abrazo, no pierdas el contacto físico con él.

Cuando el berrinche haya pasado habla con tu hijo tranquilamente, también escucha a tu hijo y sus necesidades, recuerda que platicando las cosas se llega a un mejor entendimiento.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad para qué educar a tu pequeño sea más fácil, pero recuerda lo más importante es darle amor y compresión.