Son remedios caseros que no a todos les puede resultar efectivo pero sin duda alguna cualquiera de ellos puede hacerte sentir un poco más relajado y concentrado a la hora de dormir

1. Tranquilízate con un buen baño

Un rico baño antes de irte a dormir puede hacer maravillas. Trata de combinar sales en agua caliente junto con tu aceite esencial favorito y remójate durante 20 minutos. Tu piel absorberá el magnesio contenido en la sal y experimentarás una sensación de calidez y relajación.

2. No tomes café después del medio día

El café y el té ayudan a mantenerte despierta en la mañana, pero la cafeína puede permanecer en tu cuerpo hasta 14 horas después de haberla tomado. Aunque sus efectos varían en cada persona, si tomas café y tienes insomnio es recomendable que dejes de beberlo durante un tiempo para dormir mejor. Prueba alternativas como el café a base de hierbas, té o agua simplemente como un substituto.

3. Haz que tu cena te dé sueño

Algunos alimentos contienen nutrientes que te ayudan a dormir. El magnesio y la melatonina, por ejemplo, ayudan a que el cuerpo descanse. Cuando cenes, trata de combinar carbohidratos y proteínas de alta calidad. Espolvorea algunas semillas de calabaza sobre una pechuga de pollo y mézclala con un plato de quinua junto con algunas verduras salteadas.

4. Ajusta ruidos e iluminación

Alinear los ritmos internos y adaptarlos para que coincidan con la naturaleza harán que descanses mejor. Asegúrate de dormir en una habitación completamente oscura, o bien, usa un antifaz para que la luz exterior te deje conciliar el sueño. Si te relaja más tener música de fondo o cualquier ruido, utiliza un ventilador o algún aparato que te ayude a dormir mejor.

5. Apaga las luces alrededor de las 10 pm

Intenta irte a dormir a la misma hora todas las noches. Durante muchos años, nuestro cuerpo se ha acostumbrado a dormir alrededor de ocho horas diarias, desde las 10 pm hasta las 6 o 7 de la mañana.

6. Respira por la fosa nasal izquierda

¿Verdad que no conocías este tip? Trata de bloquear la fosa nasal derecha poniendo tu pulgar derecho sobre ella y luego respira profunda y lentamente utilizando únicamente la izquierda. Se ha comprobado que respirar por la fosa nasal izquierda tiene un efecto relajante tanto en la mente como en el cuerpo.

7. Cambia tu perspectiva

Aliviar la tensión física y mental es otra de las claves para poder dormir bien. Ésta puede ser generada por un sinfín de pensamientos negativos que afectan al cuerpo, y un organismo tenso jamás logrará conciliar el sueño con facilidad. Incluso el miedo a no dormir profundamente puede producirte insomnio. Cuando cambies tu perspectiva y confíes en que puedes dormir sin pastillas o medicamentos, dormirás plácidamente. Nada más repítete a ti misma que te vas a relajar y que vas a dormir; tu mente lo escuchará.

8. Prueba técnicas de relajación como la acupresión

Usa un tapete de acupresión y acuéstate en él antes de irte a dormir. También puedes ver videos en YouTube para saber cómo relajar todo tu cuerpo mediante el uso de la mente. La acupuntura es otra terapia alternativa que funciona para algunas personas cuando intentan dormir bien.