El bullying social es una lacra social que marca la vida de nuestros niños y jóvenes, tanto en el caso de la víctima como del agresor. Los traumas psicológicos que generan dichas vivencias en las personas acosadas deben visibilizarse para tomar conciencia

Tipos de bullying

  1. Físico: puede ser directo contra la persona (pegar, empujar, etc) o indirecto, contra alguna de sus propiedades (robar, romper, etc).
  2. Verbal: burlas, insultos, desprecios, etc.
  3. Psicológico: utilizar un discurso negativo y de menosprecio que menoscaba la autoestima de la víctima y aumenta su miedo e inseguridad. En muchos casos el bullying genera un trauma interno en la persona acosada que puede acompañarle el resto de su vida (si no lo afronta, pide ayuda y lo trata) y que provocará una generalización de dicho temor a otras situaciones de su vida cotidiana.
  4. Social: la víctima es aislada de su grupo social de referencia.
  5. Ciberbullying, en donde se hace uso de las distintas tecnologías y redes sociales para hacer públicas agresiones.
  6. Dating violence: entraría dentro del ciberbullying pero, en este caso, haría referencia al chantaje emocional que se realiza entre parejas de adolescentes, con la amenaza de publicar intimidades.

Si sufres bullying o conoces a alguien que lo sufre, pide ayuda a tu familia, compañeros y profesores o denuncia la situación. Existen muchos profesionales que os pueden ayudar a superar la situación y a recuperar la confianza personal.