Mientras están en cuarentena y a la espera, muchas parejas optan por homenajear sus fechas de boda originales, ya sea de forma oficial o simbólica, otros organizan pequeñas ceremonias simbólicas y fiestas en casa.

¿En qué consisten las minimonias?

Las parejas que debían casarse en los meses de primavera deciden conmemorar el que iba a ser su día de forma íntima. Ya sea con sus testigos en el Registro, con sus padrinos en la iglesia o solos en casa y con la compañía virtual de sus seres queridos en videollamada, se trata de una pequeña fiesta preliminar que anticipa la gran celebración que harán meses después. En algunos casos, los proveedores ayudan a las parejas facilitándoles una versión mini de su pastel de boda o un pequeño ramo para esta singular preboda.

Bodas en secuencia: celebración en capítulos

En algo coinciden todas las parejas que celebran su fecha original en pequeñas celebraciones íntimas en casa o minimonias, hayan sido oficiales o no. Todas desean que llegue el día de su boda de verdad, rodeadas de sus seres queridos, con el vestido, el traje y el lugar que escogieron. Por esa sensación de celebrarse de manera continuada, las llamamos “bodas en secuencia”.

Microweddings

Es probable que el cierre de fronteras, las restricciones de movilidad y la incertidumbre de cuánto durarán estas medidas sigan impactando en el número de asistentes. Aunque reducir el número de invitados es algo que, de entrada, descarta el 86% de las parejas mexicanas cuyas bodas resultaron afectadas por el COVID-19, las microweddings serán una opción para aquellas parejas que deseen celebrar su boda en el futuro más inmediato.

La reducción de asistentes puede convertirse en una maximización de ideas y en crear una experiencia verdaderamente única. Por ejemplo, invirtiendo en elementos como una barra libre con cocteles de autor, un menú de 5 estrellas o un servicio de animación fuera de lo común.