El simple hecho de tomar agua nos trae muchos beneficios, aquí te presentamos una pequeña lista de los beneficios si la tomamos tibia.

  1. Como no está tan fría, nuestro organismo no tiene que calentarla y eso hace que la digiera más fácilmente.
  2. Elimina las toxinas
  3. Desacelera el envejecimiento
  4. Estimula la digestión
  5. Acelera el metabolismo
  6. Aumenta el ritmo cardíaco
  7. Mejora la circulación sanguínea
  8. Aumenta la elasticidad de las células de la piel
  9. Te puede ayudar a aliviar el dolor e inflamación en la garganta
  10. En combinación con bicarbonato y limón en ayunas, ayuda a bajar grasa corporal, en especial la del abdomen.

Sigue tomando agua, y si es tibia mucho mejor.

Por Noemí Uribe