En más de una tercera parte de los hogares se acostumbra sentarse a la mesa con libros, periódicos o gadgets