Este problema se debe principalmente al aumento de VIH en mujeres embarazadas en países con alta carga de la enfermedad, en paralelo con el éxito de los programas para prevenir