POR ICELA LAGUNAS / Reporte Índigo Tras la estela de muerte que arrojó el colapso del colegio Enrique Rébsamen, una menor de 11 años de edad quedó en absoluta orfandad