En su libro “Un cielo lleno de metrallas: La verdadera historia de la Adelita”, el cronista José Alberto Galindo cuenta que en la época de la Revolución mexicana sólo hubo una única