El sexting es una herramienta increíble para mejorar la relación con tu pareja.

Sin embargo, cuando es algo casual no es tan disfrutable, por la falta de confianza y el arrepentimiento que causa cuando envían fotos o mensajes demasiado candentes.