Todos hemos oído hablar del estrés e incluso muchas veces hemos mencionado que estamos estresados por culpa de la Universidad o el Colegio. Pero sabemos exactamente, ¿Cómo reducir el estrés académico?

¿Qué es el estrés académico?

El estrés académico es una reacción normal que tienen los estudiantes frente a las diversas exigencias y demandas a las que se enfrentan en el colegio o Universidad, como las pruebas, exámenes, presentaciones o trabajos. Este tipo de reacción nos activa y moviliza para responder con eficacia y conseguir nuestras metas y objetivos. Esto parece ser algo bueno, ¿verdad?. En teoría sí lo es.

Entonces ahora que sabemos que el estrés académico puede llegar a convertirse en el enemigo silencioso del estudiante, es importante mencionar cuáles son las causas del estrés académico. Estas pueden ser: La competitividad grupal, estudiar para un examen importante, sobrecarga de tareas, exposición de trabajos en clase, exceso de responsabilidad.

¿Qué es procrastinación?

Procrastinar es posponer tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más divertidas pero que son irrelevantes, como por ejemplo conectarse a las redes sociales, ver videos en Youtube o ver una serie.

Utilizar la procrastinación como refugio sí te puede llegar a aliviar por un tiempo, pero luego la culpa de haber dejado todo a último momento se incrementa el doble mediante el estrés y/o ansiedad.

Consejos para reducir tu estrés 

#1 Ve a terapia

Muchas veces la presión por los estudios es tan fuerte que es imposible vivir tranquilo. Es por esto que sería bueno acudir a un especialista como psicólogo o psiquiatra para que puedas recibir un tratamiento ante este problema. Ellos no te curarán mágicamente pero sí te darán las herramientas para poder controlar y reducir el estrés académico.

#2 Tómalo con calma

Está bien que estudies y hagas tus tareas pero tampoco dejes que esto consuma tu vida. Muchas personas sienten que ser universitario deprime, pero no necesariamente es así. Tú tienes el poder de qué tanto te afectan las cosas. Obviamente estudiar y querer sacar buenas notas ocasionará cierta presión en nosotros, pero eres joven y también tienes que tener tiempo para ti.

Necesitas despejar tu mente cada cierto tiempo, esto también te ayudará a pensar mejor. Y si fallas en algo, tampoco te martirices con eso, cada persona tiene su ritmo. Si sientes que no eres tan bueno en un curso como tus amigos, o si sientes que te estás atrasando mucho en tu carrera, tranquilo. No todos somos iguales.

#3 Planifica tus tareas

Es importante que antes que comience el mes apuntes todo lo que tienes que estudiar, leer o presentar. De esta manera podrás hacer todo con tiempo y no dejarlo para última hora, ya que el estrés podría incrementarse. Una manera fácil de planificar todas tus tareas del mes, es usando una agenda. Si te da flojera escribir en una agenda física o no quieres gastar dinero comprando una, hay otras opciones. Como por ejemplo Google calendar, esta es una buena opción si quieres tener todo organizado y te gusta estar conectado a Internet todo el tiempo.

#4 Duerme bien

Yo sé que es difícil dormir temprano, créanme. A muchos de nosotros nos cuesta dormir rápido y nos la pasamos viendo videos en Youtube o alguna serie por la noche. Pero al día siguiente si te tienes que levantar temprano para ir al colegio o universidad te costará demasiado y andarás como zombie en las clases. Haz un esfuerzo y duerme temprano.

#5 Aliméntate mejor

Si quieres tener energía y motivación en los estudios no puedes pasártela comiendo pura comida chatarra. Esto al contrario, ocasionará más sueño y cansancio. Procura tener una buena alimentación y si de vez en cuando quieres darte un capricho con algún dulce está bien, pero todo con moderación.