La compañía detrás de la franquicia de ‘Rápidos y Furiosos’, Universal Studios, tomó la decisión de atrasar el estreno de la película por un año. Debido al impacto del coronavirus, la industria cinematográfica se ha visto perjudicada.

 

Los cines permanecen cerrados en Italia, Corea del Sur y China (dónde el virus ha afectado más). Existen rumores de que los cines en Estados Unidos también cerrados, debido a la rápida propagación del virus. La nueva película de la franquicia será estrenada entonces en abril de 2021.

 

View this post on Instagram

#F9 | Repost via @thefastsaga

A post shared by Universal Pictures (@universalpictures) on

La franquicia de estas películas tienen presupuestos de $200 millones de dólares y están diseñadas para atraer a público internacional. Aproximadamente, 75% del crecimiento de las tres últimas películas viene del extranjero. Universal cree que no podría lucrar con tantos cines cerrados.

No es el único estreno que ha sido suspendido por la infección. ‘Un lugar en silencio: Parte 2’ ha optado por no estrenarse en marzo, mientras que la cinta ‘Sin tiempo para morir’ (la nueva entrega de James Bond) movió su estreno en abril para noviembre.