Es una de las más populares de esta época. Se trata de un régimen alimenticio en la que puedes consumir altas cantidades de grasa y bajas cantidades de carbohidratos para poder quemar la mayor cantidad de grasa posible. Pero, muchos expertos han comenzado a preocuparse por los efectos secundarios  la salud en el corto, mediano y largo plazo.

Uno de estos efectos secundarios afecta la líbido o el apetito sexual.

Nutriólogos y doctores se han percatado de que las personas que siguen persistentemente una dieta como la Keto comienzan a sufrir de una baja en líbido.

Miles de seguidores de la dieta lo confirman aunque dicen que en el largo plazo la líbido regresa a su nivel normal o incluso llega a subir un poco más de lo normal.

La baja de apetito sexual puede ser el resultado del estrés al que se somete al cuerpo al adoptar la dieta al principio, en especial por la restricción de carbohidratos. El aumento en la líbido a largo plazo sucede porque el cuerpo se acostumbra a la falta de carbohidratos y al exceso de grasa.

Mucha gente ha expresado que el simple hecho de perder peso y sentirse mejor en su cuerpo los hace querer tener más sexo por lo que esta podría ser otra explicación a los efectos de largo plazo que se reportan.

Recuerda que no debes someterte a ninguna dieta antes de consultar con un profesional de la salud, así que si decides tratar la dieta Keto, primero revisa con tu doctor.