La idea de ese “amor ideal” queda reducida a la fantasía.

No están dispuestos a entregarlo todo, pero esperan que la otra persona sí.

¿Te atreves a dar lo que pides?