La ansiedad y la depresión son duros contrincantes cuando necesitamos dejar de divagar en pensamientos innecesarios.

Pero para eso está la meditación; la cual nos permite dejar que esos pensamientos aparezcan en nuestra mente y luego se vayan, sin enfocarnos en ellos y así tener una vida más tranquila.