España inició hoy un luto oficial de 10 días en homenaje a las más de 27 mil víctimas mortales ocasionadas por el coronavirus en el país europeo.

En su reunión semanal, el Consejo de Ministros aprobó la víspera ‘la declaración de luto oficial en todo el país por las víctimas del coronavirus, con banderas a media asta en todos los edificios públicos’.

Durante una rueda de prensa, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero adelantó que más adelante se organizará un acto oficial presidido por el rey Felipe VI para honrar las vidas de los fallecidos por la Covid-19, enfermedad causada por el virus.

La bandera de España ondea desde hoy ininterrumpidamente a media asta en la zona exterior de todos los edificios públicos, buques de la Armada y representaciones y misiones oficiales españolas en el extranjero, y en el interior de los inmuebles tendrá prendido un crespón negro.

El Ejecutivo invita a unirse a esta muestra de dolor a todos los órganos e instituciones públicas y privadas en España y en el extranjero para recordar a los fallecidos por el coronavirus, así como a todas las entidades públicas y privados y a la población en general.

El luto nacional ha sido cuestión de polémica en España, pues partidos de la oposición pidieron a Sánchez que lo decretara a las pocas semanas de comenzado el estado de alarma, el 14 de marzo pasado, con la epidemia y sus víctimas en ascenso imparable en aquellos momentos.

Sin embargo, el gobernante dijo que se esperaría a que toda España se encontrara al menos en la fase 1 del plan de transición gradual para recuperar la normalidad socioeconómica a medida que remitiera la enfermedad.

Una vez que España haya superado el estado de alarma, que continuará al menos hasta el 7 de junio, está previsto que el rey presida un gran acto oficial en memoria de los fallecidos.