El abuso sexual es una violencia de cáracter sexual, con o sin contacto físico, cometido por uno o varios individuos mediante violencia, coerción, amenazas  o sorpresa, es decir sin el consentimiento de la persona víctima. Las violencias sexuales no tienen nada que ver con un deseo sexual, son en realidad armas muy eficaces para destruir y degradar al otro, someterlo y reducirlo al estado de objeto y de esclavo. Se trata antes que nada de dominar y de ejercer todo su poder.

¿Por qué es difícil para una víctima hablar del abuso?

1.Negación

En ocasiones les toma mucho tiempo darse cuenta que se ha sufrido un abuso. El evento puede ser bloqueado por mucho tiempo, y es usualmente la aparición de síntomas como la depresión o los trastornos sexuales lo que llevará a la persona a trabajar sobre su sufrimiento y aceptar hablar al respecto.

2. Culpabilidad

La experiencia del abuso es tan abrumadora que hace que se pierda el control de distintos mecanismos de control y defensa que normalmente generan estabilidad emocional y autoestima. Como pensamientos negativos invadan a la persona.

3. Hablar del pasado le duele

Cada vez que la persona que sufrió abuso se sumerge en el horror de su pasado, debe pagar un precio muy alto. Al intentar olvidar el abuso y pasar la página, se contribuyente un cierto equilibrio , por ejemplo con sus familiares y amigos. Es importante  entender que se trata de un falso refugio. Es muy doloroso y fuerte volver a recordar eso.

4. El odio 

La vergüenza lleva a la persona a dos salidas: menospreciarse a sí misma u odiar a los que se asemejan al abusador. El autodesprecio tiene la función de atenuar la verguenza, de dar ilusion de controlar el sufrimiento y evitar así buscar cura a su ser. Sin embargo, a largo plazo, el autodesprecio puede conducir a comportamientos dañinos e incluso al suicidio.

¿Se puede superar el abuso sexual?

Ni olvidar el abuso, ni minimizarlo, ni negarlo, ni pasar la página, ni dejar  de quejarse, ni enterrarlo en el pasado, nada de eso ayuda a superar un abuso sexual. Superar un abuso sexual es un reto y un proceso que puede tomar tiempo y mucho esfuerzo por parte de la persona. Tanto la psicoterapia individual como la terapia sexual puede ayudarte mucho a superar un abuso. En ocasiones puede ser de utilidad también la terapia familiar para sanar los vínculos con los padres, etc.