Estamos seguras, tu pareja está condicionando tu vida y es hora de que pongas límites. Generalmente estas conductos o maneras de acondicionamiento de mujeres que dejan que el amor tenga condiciones. Parecen tan enamoradas que tienen miedo a perder a sus parejas por “fallarles” en alguna petición

Al dejarse poner límites en una relación, las féminas afectadas tienden a dejar de opinar sobre temas que temen puedan molestar a su pareja. Por lo general se buscan como compañeros a personas manipuladoras y dejan que sean ellas quienes tomen decisiones en su vida.

A veces queremos seguir los patrones de nuestra pareja

No poner límites a nuestra pareja por temor a que nos deje también tiene que ver con el hecho de tener una personalidad débil que quiere encajar en la personalidad de la otra persona. Sencillamente, no solo estamos enamoradas, sino que también caemos en la admiración y la devoción por el otro.

La especialista asegura que esa especie de admiración anormal lleva a las personas a querer ser como ellas y minimizar los propios deseos en pro de lo que la pareja impone que se debe hacer, incluyendo el comportamiento, las personas con las que se relaciona y hasta la forma de vestirse.

¿Cómo poner límites?

Cuando estamos enamoradas y bajo condicionamiento de nuestra pareja es imprescindible salirnos del círculo vicioso. Dejar de pensar que nos va a dejar o que es la única persona que podremos encontrar en la vida.

Detenernos a pensar en quiénes somos y qué realmente queremos en nuestra vida. La falta de una personalidad definida puede llevarnos a temer enfrentarnos al mundo sin una guía.

Si es necesario, debemos acudir a terapia. Aprender a decir “No” es fundamental para salir del atolladero en el que nos encontramos. Incluso, si no queremos tener sexo cuando nuestra pareja nos lo pide.

Debemos trabajar el miedo. Esto incluye el temor a equivocarnos. La vida no es perfecta y debemos estar claras en ello. No debemos tener miedo a que no hacer lo que nuestra pareja nos dice va a acabar con la relación y si por eso la persona con la que estamos decide irse entonces no es lo que necesitamos.

Ponte la falda negra, sal con las amigas que te agradan y disfruta de las reuniones sociales hasta la hora que quieras. Tu pareja comenzará a respetarte y tendrás una relación más sana en todos los sentidos ¡Atrévete!