Sigue prácticos consejos para que los menores aprendan a respetar y cuidar el medio ambiente

Redacción

La Asociación Mundial de Educadores Infantiles hace recomendaciones básicas para que podamos inculcar en los niños el amor y el respeto por la naturaleza y el medio ambiente.

Es importante que se familiarice al niño con las cosas naturales que hay en su entorno: plantas, pájaros, insectos, árboles, flores, etc. en un entorno natural cercano al domicilio. Hay que procurar que el niño tome conciencia del parque como un lugar agradable para disfrutar y donde conviven plantas, animales y árboles.

Al volver a casa, se puede sensibilizar al niño -mediante una comparativa- por las cuestiones medioambientales respecto a la contaminación de su entorno próximo: los ruidos, los humos, los olores y la suciedad de las calles y del agua.

Hay que proporcionarle experiencias a través de las cuales él pueda comprender la transformación de la naturaleza por la influencia de los cambios del clima y los fenómenos naturales como la lluvia o la sequía (mojado-seco, frío-calor).

21A_NATURALEZA02-600x350

Es importante valorar el trabajo de las personas que se encargan de cuidar la ciudad: basureros, barrenderos, jardineros, etc., para que el menor reflexione sobre lo que ocurriría si esas profesiones no existieran.

Hay que ayudarle a conocer las plantas y flores: sus partes externas, los cuidados que necesitan, lo que nos proporcionan, las clases y los nombres. Que él descubra cómo nacen y crecen, que necesitan respirar y alimentarse para crecer como nosotros. También puedes incentivar al niño a que plante semillas y cuide del crecimiento de la planta comprobando la necesidad de la luz del sol y el agua, para que crezca.

Es importante acercarlo al mundo animal, que conozca y comprenda la forma de vida, las necesidades, los cuidados que debemos tener con los pájaros, perros, gatos, hormigas, caracoles y el resto de los animales, cómo quererlos y respetarlos.

También pueden ver juntos los programas en la televisión y/o documentales en vídeos sobre la naturaleza y los fenómenos naturales.

Fomentar el cariño hacia la naturaleza también es alertar sobre las precauciones que se debe tomar para evitar picaduras de avispas, arañas u otros animales. No se trata de fomentar el miedo, sino de que conozca y ame la naturaleza, sin correr riesgos.

Se debe entender la educación ambiental como educación en valores y con vivencia. Un niño cuidará del medio ambiente si se cuida a si mismo. Difícilmente respetará el medio ambiente sino se respeta a sí mismo y a los demás.

BPG