El matrimonio es la aventura de tu vida, y depende de cómo se desarrollen ciertos eventos puede ser terrible o gloriosa. Hacer un examen de conciencia prematrimonial es una de las mejores formas de asegurarte de que estás tomando una buena decisión, y es mejor hacer esto a tiempo.

La clave para conocer esto al pasado, analizar el presente y visualizar el futuro para saber qué ha pasado, qué pasa y qué podría pasar en su relación para formar una buena base matrimonial que les permita a ambos ser una pareja feliz. Y como en muchos aspectos de nuestra vida, todo se trata de etapas.

Cómo saber si tu relación es óptima para el matrimonio

¿Tu relación ha pasado la etapa de necesito pasar cada segundo desnuda contigo?

Por muy buena que sea esa etapa, no es así como va la vida. Necesitas amar a tu pareja fuera de la cama tanto como la amas dentro de ella. Ambos aspectos son importantes para un matrimonio feliz, por lo que debes asegurarte de que ambos estén en buen estado de funcionamiento.

¿Has abordado esas señales de alerta en tu relación?

Llámese “señales de alerta” a aquellos pequeños (o grandes) detalles molestos que detectas en tu pareja. Si no es así, es hora de hablar del elefante en la habitación y abordar los problemas que pueden agravarse más adelante. Nunca encontrarás un esposo que no tenga defectos, por lo que debes decidir si puedes vivir con los que tiene o si son muy graves, pasar a otro pretendiente.

Si has abordado las señales de alerta, ¿estás dispuesta a aceptarlas o estás pensando que puedes cambiarlo después de casarte? Este es un consejo que muchas parejas casadas le dan a todos los que van a emprender este viaje: casarse con la esperanza de hacer cambiar a tu novio o novia es una opción inútil. O lo aceptas como es o mejor termina la relación. Nadie se merece un matrimonio tóxico.

¿Han hablado de tener hijos y religión? ¿Van a tener hijos? Si es así, ¿cuántos? ¿Qué papel jugarán en sus vidas?

Estos son los problemas que a menudo conducen a discusiones entre parejas por diferencias de credo o de ideologías, sin mencionar el hecho de que tener un bebé puede ser una opción o no para tu pareja. Es importante dejar estos temas muy claros y no suponer nada que socialmente pueda ser visto como algo obvio dentro del matrimonio.

¿Puedes imaginarte caminando de la mano con esta persona cuando tengan más de 60 años?

El matrimonio, cuando se hace bien, es un maratón y debes controlar tu ritmo. Para permanecer juntos a largo plazo realmente necesitan disfrutar de la compañía del otro. Acelerar las cosas solo traerá problemas, monotonía y una posible separación.

Por último, pregúntate qué es lo que más valoras en la vida y cómo te encanta pasar tu tiempo. ¿Tu pareja potencial apoyará (o incluso será parte de) tus sueños y metas? Renunciar a cualquier aspecto importante de ti misma para hacer feliz a alguien es una idea realmente terrible y, en última instancia, llevará el futuro matrimonio a la separación.