La película surcoreana “Parásitos” hizo historia anoche al ganar cuatro premios Oscar, entre ellos el de Mejor película, con lo que se convirtió en la primera cinta en lengua extranjera en alzarse con la estatuilla dorada.

“Independientemente del resultado, pienso que se ha abierto la puerta. Creo que mientras sigamos con este esfuerzo, la puerta se abrirá más y más”, habría dicho Bong durante su paso por la alfombra roja, antes de conocerse el histórico y sorprendente resultado.

 

Y lo que miles de críticos esperaban se cumplió, Joaquin Phoenix ganó el Premio de la Academia al Mejor actor por su oscura interpretación del Guasón en “Joker”

Brad Pitt, quien ya había ganado un Oscar como productor por “12 años de esclavitud”, coronada como Mejor película en 2014, expresó que el honor le había dado un motivo para reflexionar sobre su propio cuento de hadas en la industria del cine, ganó su primer Oscar como Mejor actor de reparto por su papel de doble de acrobacias en “Había una vez en Hollywood”

Dern, por su parte, les agradeció a sus padres actores al aceptar su primer Premio de la Academia: “Algunos dicen nunca conozcas a tus héroes, pero yo digo, si realmente eres bendecido, los tendrás como tus padres. Comparto esto con mis héroes de la actuación, mis leyendas, Diane Ladd y Bruce Dern”.

 

La compañía Netflix, que como estudio productor contaba con el mayor número de nominaciones, se tuvo que conformar con apenas un par de estatuillas (actriz de reparto y documental) para sus películas, pues su principal candidato “El irlandés”, se fue con las manos en blanco.