Investigadores de la Universidad de Harvard han descubierto la conexión entre ambas cosas. Sí, la ciencia confirma que el estrés te saca canas.

¿Qué sucede exactamente? Nuestro sistema nervioso causa daño permanente a las células madre regeneradoras de pigmento en nuestros folículos capilares.

 

“Queríamos entender si esta conexión es verdadera y, de ser así, cómo el estrés conduce a cambios en diversos tejidos. La pigmentación del cabello es un sistema tan accesible y manejable para comenzar, y además, teníamos mucha curiosidad por ver si el estrés realmente conduce al cabello canoso”.

 

Los investigadores ahora saben que las neuronas pueden controlar las células madre, lo que puede ayudar a iluminar los efectos del estrés en nuestros muchos órganos y tejidos. Esto podría llevar a los científicos a desarrollar un tratamiento para el estrés.