Debemos dormir al menos de siete a nueve horas por noche, lo que significa pasar una tercera parte de tu vida durmiendo. Dormir no sólo es delicioso, el sueño es una función biológica fundamental.

 

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando no duermes bien?

· Se afecta el control hormonal y produce hiperfagia (aumento excesivo del apetito), que podría resultar en obesidad.

· Disminuye el rendimiento y los niveles de tu fuerza. Esto hace que tu energía se vaya muy rápido.

 

¿Cómo mejorar la calidad de tu sueño?

Una higiene del sueño hace que tengas una noche reparadora y te ayuda a mejorar las condiciones y prácticas que promueven el sueño continuo y eficaz. Para lograrlo: 

 

1. Evita alimentos o bebidas estimulantes como alcohol, café y tabaco.

2. Sigue cenando ligero y baja los hidratos de carbono y azúcares antes de ir a la cama.

3. Realiza actividad física o ejercicio al menos cuatro horas antes de acostarte.

4. Evita leer, ver la televisión y usar tu laptop justo antes de dormir.

5. Mantén tu habitación limpia, templada y ventilada.

6. Procura apagar la luz y dormir enseguida para evitar distractores.

7. Sé regular con tu hora de dormir. Establece horarios para dormir y hasta para despertarte.