Este lunes, Disneyland Shanghai se convirtió en el primer parque temático de Disney en reabrir sus puertas después del brote por coronavirus, operando solo el 20% de su capacidad para permitir el distanciamiento.

China está en proceso de recuperarse económicamente después del Covid-19, y está unos meses por delante del resto del mundo, en términos de progreso durante la pandemia. Ha cerrado sus fronteras a casi todos los extranjeros, con esperanzas de evitar la propagación del virus.

La apertura del parque vienen por necesidad de Disney, después de una perdida estimada de $1.4 billones de dólares en los primeros tres meses del año. A finales de abril, la compañía dejó de pagarle a más de cien mil empleados.

En China, los empleados fueron mantenidos durante la pandemia y el negocio se ha reabierto.

Los tickets para el día de apertura del parque se vendieron en tres minutos en el primer día de ventas el viernes pasado, mientras que boletos para la semana se vendieron en una hora.

Los visitantes requieren usar máscaras todo el tiempo, excepto mientras comen. Para entrar al parque, deben entrar a una carpa donde su temperatura es medida, demostrar que tienen una buena salud, mostrar una identificación oficial y pasar los filtros de seguridad.