La falta de sueño no es el único factor en el aumento de peso, por supuesto, hay varios, incluyendo nuestra genética, dieta, hábitos de ejercicio, estrés y condiciones de salud. Pero la evidencia es realmente sorprendente: cuando el sueño disminuye, el peso aumenta.

Y no es necesario dormirte a las seis de la mañana ni mucha falta de sueño para aumentar de peso. Un estudio increíble realizado por investigadores de la Universidad de Colorado, encontró que después de dormir unas 5 horas por noche durante una semana, llevó a los participantes a aumentar un promedio de 1.2 kg.

¿Cómo sucede?

Al desvelarnos, experimentamos múltiples cambios en nuestro cuerpo que pueden conducir al aumento de peso. La falta de sueño provoca cambios en las hormonas que regulan el hambre y el apetito. La hormona leptina suprime el apetito y alienta al cuerpo a gastar energía, pero la privación del sueño reduce la leptina. La hormona grelina, por otro lado, desencadena la sensación de hambre, y la grelina aumenta cuando no descansamos

También sabemos que incluso después de una cantidad moderada de falta de sueño, es probable que comamos más al día siguiente, y la falta de sueño te hará más propensa a comer más calorías en general, lo que puede conducir a un aumento de peso. Dormir es como nutrición para el cerebro. La mayoría de las personas necesitamos entre 7 y 9 horas de sueño cada noche.