El amor, afecto y respeto son fundamentales para mantener una relación de pareja saludable, sin embargo, su ausencia o incluso la mala canalización de las emociones puede desarrollar codependencia, odio y violencia.

Esta situación no sólo llega a ser frecuente en parejas adultas, pues en la actualidad ha alcanzado las relaciones de jóvenes y adolescentes. Una relación tiene que llevar amor, cariño, afecto, cosas que los dos puedan disfrutar, pero cuando llegan los malos tratos, amenazas e incluso la violencia física, emocional o económica, lo mejor es ir en busca de ayuda.

Relacionado:Sexting, ¿mejora o no tu relación?

Este tipo de conductas se atribuyen a la falta de experiencia en las relaciones y por el ejemplo que se recibe del hogar.

Si ubicas alguna de estas acciones debes pedir ayuda profesional:

. Ya no sentirse cómodo con la otra persona

. Dejar de hacer actividades cotidianas

. Bajar el redimiendo escolar o laboral

. Alejarse de la familia.

En especial poner atención al nivel de insatisfacción de los adolescentes y estar al pendiente para ubicar si sufre amenazas, insultos, violencia o deja atrás sus metas personales por perseguir las de su pareja, pues son características que nos deben alertar de que ya no es una relación sana.

Si descubres alguna de estas situaciones entre tus hijos o sobrinos no dudes en acercarte a ellos y brindarles confianza para hablar del tema y buscar ayuda profesional juntos, el apoyo de sus seres queridos les ayudará más fácilmente a recuperar su salud mental.

 

Recomendamos:

¿Cómo saber si él tuvo sexo y no fue contigo?

¿Por qué accedemos a tener sexo sin sentir deseos?

Las señales de que ‘a él (o a ella) no le gustas tanto’