Cuando alguien nos confiesa que fue abusada sexualmente, debemos tomar una postura firme y comprensiva.

Es importante entender que todos sus sentimientos son válidos, escuchar sin juzgarle y ofrecerle buscar ayuda cuando esté lista.