Sabemos que la llegada de un bebé a un hogar es de las experiencias más hermosas que podemos tener, y entre la emoción, el cambio de la dinámica familiar y las visitas, hay detalles que puedes dejar pasar y que son importantes que los tomes en cuenta, por lo que aquí te decimos que hacer para que ningún detalle se te olvide.

Lo primero que tienes que hacer es registrar a tu bebé, darle un nombre con sus dos apellidos es lo primordial, no sólo para que sea considerado un ciudadano, sino para cualquier otro trámite que tengas que hacer y por lo más importante la seguridad del menor.

Si cuentas con seguro social, es indispensable que lo des de alta, si tienes las posibilidades económicas lo mejor sería que el recién nacido contara con un seguro de gastos médicos mayores, tener una buena póliza te dará una gran tranquilidad por cualquier inconveniente.

Otro punto importante es tener un buen pediatra, para que pueda detectar cualquier anomalía y que la salud de tu hijo siempre este en buen estado y en buenas manos. Un doctor que te puede ayudar en esta decisión difícil es tu médico obstetra, él te puede recomendar a un buen pediatra.

Las vacunas son fundamentales para el buen desarrollo de tu hijo, debes de tener una cartilla con las fechas y las vacunas que le corresponde al bebé, el fin es poder prevenirlos de cualquier virus o enfermedad.

Hay que vigilar y cuidar el resto del cordón umbilical que se queda con el bebé, se caerá por sí solo en algunos días, pero para evitar algún problema, esa zona debe de estar seca, limpiar con mucho cuidado y eso sí, no lo vayas a quitar, como te dijimos se va a caer solo.

La limpieza es la principal regla para recibir al bebé en su nuevo hogar, toda su ropa como su recámara debe de estar listos, lo ideal es tener todo preparado antes de que el bebé nazca, porque una vez con él en casa será más complicado. También es importante revisar que los muebles como la cuna, el cambiador de pañal y la bañera estén en perfecto estado y bien armados, porque la seguridad del bebé es trascendental.

Cuando lleguen tus familiares y amigos es importante establecer las reglas de visita, con esto quiero decir, que eviten tocar al bebé con las manos sucias, besarlo o cargarlo si están enfermos, las formas de trato al bebé y tener un horario de visitas, porque pueden llegar y si el bebé está dormido en lugar de ser una visita agradable se puede convertir en un disgusto.

Sobre todo, cuando eres padre primerizo cualquier cambio o situación con el bebé nos alarma y nos preocupa, pero si nos informamos y leemos constantemente sobre lo que es normal y no en un recién nacido, la tranquilidad estará en nuestro hogar y entenderemos con más facilidad los cambios que va a tener nuestro bebé.