Si tu pareja no mejora tu vida y no te deja desarrollarte como persona, si sufres por la relación y no te sientes bien en ella, quizás es el momento de tomar la decisión de dejarla. Pero en este punto surge muchísimas dudas: cómo se lo digo, cómo se va a tomar, qué voy a hacer solo/a…y, sobre todo, surge un importante miedo: el miedo a sufrir y hacer sufrir a esa persona que tanto hemos queridos.

¿Cómo terminar la relación?

1. Acepta que el amor puede acabar

El amor evoluciona con la relación, igual que las personas crecen, se desarrollan y cambian. El amor siempre puede acabar. Incluso cuando una relación va muy bien, se debe tener presente que nunca hay garantías de que el amor dure para siempre. Por tanto, lo más adaptativos es que seas realistas y conscientes de que el amor puede acabar y que en ese escenario la mejor actuación es dejar la relación.

2. Agradecer todo lo compartido

Da las gracias por todo lo que te ha aportado la relación. Seguro que has pasado momentos muy felices y que gracias a la relación has podido tener experiencias y aprendizajes que te han ayudado a desarrollarte como persona.

3. Prepárate emocionalmente

Es importante que antes de dejar la relación te  sientas convencido/a y preparado/a. Eso significa que trabajes tu autoestima y gestión emocional para poder afrontar la ruptura de la forma más sana y madura posible.

4. Dile a tu pareja que no quieres seguir la relación

De forma asertiva, explícale que has tomado la  determinación de dejar la realación, cuéntale los motivos y cómo te sientes. Siempre hablando desde tu punto de vista y desde tus sentimientos. Pero sobre todo de forma directa y en vivo con la persona.

5. No busques culpables

Es fácil echar la culpa a la otra persona, cuesta más asumir la propia responsabilidad . Sin embargo, cuando el amor termina, no es culpa de nadie. Además la responsabilidad de cuidar la relación es de ambos miembros por igual. De todas manera, el tiempo para analizar los actos y asumir las responsabilidades.

6. Perdónale y perdónate

Todas las personas cometemos errores, seguro que se ha cometido muchos durante la relación. Nadie es perfecto ni nacemos enseñados, poco a poco vamos aprendiendo y mejorando.

 

Las rupturas son realmente dolorosas y más hablar con la persona con la persona que compartiste muchas cosas, pero si terminas una relación asegúrate de no lastimar a la otra persona.