Lamentablemente, parece que las personas tóxicas y hasta maleducadas abundan en el mundo. Puede ser que te las encuentres en el trasporte público o que trabajes con ellas. Y lamento más decirte que no podrás cambiar la situación pero si hacer estas 10 cosas para que esa persona tóxica no te afecte.

Aprende a lidiar con esas personas

1. No te lo tomes personal

No hay por que responder a agresión con agresión aunque queramos que nuestro jefe o la persona que nos está aventando se ponga a pensar en su madre. De todas maneras no ganarás nada, así que mejor quédate tranquila y no lo tomes personal. Tal vez no puedas controlar la situación pero si podrás decidir cómo reaccionar.

2. Aprende a hablar claramente 

Los pretextos abundan y siempre habrá una justificación de lo que está saliendo mal. Aprende a ser totalmente clara para evitar que te digan que no entendieron a qué hora debían verse o por qué no entregaron su parte del trabajo. Y en el caso de un ambiente laboral, plasma todo por escrito. No habrá forma de inculparte.

3. Mantente fuera 

Una persona tóxica se la pasará hablando mal de la gente o quejándose de todo, lo que te pondrá de pésimo humor todo el tiempo. Así que mejor pon tus límites para que no te involucren en chismes y además deja de prestar atención. Verás que todo se ve más feliz a tu alrededor.

4. Ponte en sus zapatos

Otra forma de manejar la situación es entendiendo por qué está pasando. Tal vez la gente reacciona así porque está pasando por un mal momento o algo no esté del todo bien. No los justificas pero entiendes que, de nuevo, no es personal y podrás estar mucho más tranquila.

5. Detente a tiempo 

Una de las peores cosas que puedes hacer al convivir con una persona tóxica es reaccionar a la agresión. Muchas veces si no te detienes a tiempo terminarás explotando y todo terminará siendo tu culpa por como explotaste. ¿Te ha pasado? Si necesitar irte para tranquilizarte entonces mejor hazlo.

6. No intentes cambiarlo

Nada peor que una batalla que no lleva a ningún lado. Tú no tienes el poder de cambiar el comportamiento de alguien, por más que lo intentes. Sólo terminarás cansada y frustrada.

7. Perdona pero no olvides

No te quedes con resentimiento hacia la persona que ha sido maleducada o grosera contigo. Está bien dejar ir. Sin embargo, no olvides lo que ha pasado, porque de lo contrario lo harán una y otra y otra vez. Aunque haya cosas que no podemos controlar, el poder lo tenemos nosotros mismos al controlar cómo reaccionamos. Recuerda el principio de 90/10 de Stephen Covey: El 10% de una situación es lo que pasa y el 90% cómo lo tomas.