Estamos seguras que odias los granitos que provocan los rastrillos y aparte la comezón que da es un infierno, ¡aquí te decimos qué hacer para evitar estas imperfecciones!

1. Evita la ropa ajustada: El uso de este tipo de ropa crea fricción y presión sobre los folículos pilosos, lo que provoca que los vellitos se curveen hacia la piel, enterrándose en lugar de tener un crecimiento normal. Adios queridos ‘skinny jeans?.

2. Rasúrate al final de la ducha: Rasurarse es agresivo para la piel, daña los folículos pilosos y promueve el aparecimiento de vellos enterrados. Para minimizar la probabilidad de que estos molestos vellitos se entierren, báñate con normalidad, esto hará que la piel se hidrate y haga que el vello se suavice.

Ten en cuenta que es mejor pasar el rastrillo las menores veces posibles, el exceso de uso sobre una superficie en específico maltrata la piel y los vellos volverán a enterrarse.

3. Siempre utiliza crema humectante para rasurar: Como mencionamos antes, humectar la piel antes de rasurarse es lo ideal, si agregas este tipo de crema seguramente tendrás mejores resultados para prevenir granitos rojos a los tres días.

4. Exfóliate Regularmente: Exfoliarse antes de depilarte o rasurarte es la mejor manera para prevenir que los vellos se entierren. La explicación es muy sencilla, entre más gruesa sea la capa de células muertas, más difícil será para el vello atravesarla y salir. Exfoliar la piel remueve las células muertas y así los vellos tendrán mayor probabilidad de crecer correctamente.

5. Vellos enterrados es igual a molestos granitos: Y sí, la única diferencia es que uno tiene vello por dentro y el otro no. Atácalos de la misma manera, con una exfoliación diaria casi siempre es suficiente para hacer que el vello enterrado salga.

6. Aplica una compresa caliente: Coloca arriba de los granitos una compresa caliente por varios minutos, esto suavizará el vello y aliviará la irritación, así los granitos comenzarán a desaparecer.