Sabemos que las mujeres somos capaces de hacer cualquier oficio o trabajo que nos propongamos, y cambiar una llanta no debe ser la excepción, por lo que aquí te decimos como cambiar una llanta y no sufrir en el intento.

Antes que nada, debes de poner en un lugar seguro tu carro y en una superficie plana.

Las herramientas que necesitamos son:

– Llanta de repuesto

– Una cuña (puede ser un pedazo de madera, una piedra)

– Una llave cruz

– Gato hidráulico

Hay que asegurarnos que el carro tenga puesto el freno de estacionamiento o freno de mano, para que no tenga movilidad. Y colocar una cuña para evitar que el carro se deslice al cambiar la llanta, si vas a cambiar la llantadelantera, coloca la cuña en la parte trasera, y si vas a cambiar la llanta trasera, se coloca la cuña en la llanta delantera.

Luego se procede a aflojar las tuercas de la llanta mientras el auto este aún en el suelo. Gíralas en sentido contrario a las manecillas del reloj.  No las quites.

Levanta el auto con el gato hidráulico, todo vehículo tiene una parte pequeña en el chasis cerca de la rueda, para poner el gato hidráulico.

Una vez levantado el carro, se quitan todas las tuercas, recuerda debes de girarlas en sentido contrario a las manecillas del reloj.

Una vez que quitamos las tuercas, retiramos la llanta dañada y la guardamos para llevarla a reparación.

Coloca la llanta de repuesto en el centro, luego hay que poner las tuercas, apretándolas de manera moderada, baja el vehículo, termina de apretar las tuercas o tornillos con la llave de cruz, retira el gato hidráulico.

¡Y listo! Ya podrás cambiar la llanta de tu vehículo sin la necesidad de un mecánico.