El realizador cuenta lo ocurrido a su madre en un corto nominado como Mejor Documental en dos festivales de México

Por Rocio G. Guzmán Mejía

Para el cineasta Tavo Ruiz la vida no ha sido fácil y tomar decisiones como revelar en un corto el abuso sexual que su madre sufrió en su infancia consideró, quizá, una de las más difíciles de enfrentar.

Fue hace ocho meses cuando Tavo, realizador de cortos como La madrina, Tierra y Línea 9 escuchó por primera vez que su mamá, cuando era pequeña, fue abusada, “creo estaba esperando el momento adecuado, no lo sé”, compartió con Notimex en entrevista telefónica desde Alemania donde se encuentra actualmente.

El director recordó que su progenitora comenzó a ir a terapias y a centros de ayuda espirituales, “ahí fue donde la gente, creo, le dijo que tenía que abrirse más con sus hijos y las personas”.

Fue así que María del Rosario Luna decidió contarle su historia a Tavo, quien le preguntó si le gustaría compartirla con más personas. “Recuerdo que me dijo que lo que ella aprendió durante todos estos años fue el compartir el acto, porque de esa forma le quitaba peso a lo que le ocurrió, ese peso a la vergüenza de todo lo que traía dentro, del acto en general”. La respuesta fue sí.

Así nació Retratos de mi madre, un cortometraje-documental de 11 minutos filmado en la Ciudad de México (Centro y Santa María la Ribera) y Estado de México (Nezahualcóyotl, de donde Tavo es originario), ganador en el Oporto International Short Film Festival de Portugal y que se presentará en México durante el Short Shorts Film Festival y el Festival Internacional de Cine de Morelia, en ambos está nominado como Mejor Documental.

“A través de su narración, mi madre me confesó lo que recuerda del momento en el que fue violada siendo una niña, reflexionando sobre el abuso sexual infantil y las cicatrices que este evento deja en la vida de una persona”.

Se trata del trabajo más personal y más difícil que hasta la fecha ha hecho Ruiz, quien debió separar, por momentos, sus sentimientos para poder contar bien la historia y a la vez, no lastimar los sentimientos de su mamá.

“Fue muy difícil, al principio, preguntarle si lo quería compartir, fueron muchos sentimientos encontrados. Comenzamos el proceso de forma muy normal, pero al saber que teníamos que entrevistarla y grabarla, fue donde se comenzó a complicar todo el proceso.

Yo sabía lo que quería escuchar y cómo lograr sacar lo que quería escuchar y funcionara para la narrativa de la historia, debía saber manipular la entrevista, al sujeto, que en este caso es mi madre, para poder sacar desde el fondo de su corazón todo lo que necesitaba escuchar.

Fue difícil porque no quería lastimar sus sentimientos al forzarla a decirme cosas tan profundas delante de una cámara y micrófono, pero me ayudó demasiado que ella es alguien a quien conozco profundamente y sabía cómo lograr que me lo dijera, pero fue complicado intentar no dañar sus sentimientos en el proceso”.

El cineasta destacó el cambio que tuvo su mamá, “se convirtió en alguien que representa una libertad y empoderamiento femenino muy importante”.

Al comparar a su madre de años atrás con su madre actual, Tavo Ruiz se dijo sorprendido, “entendí su cambio, me emociona y conmueve mucho saber que ahora ella misma se puede llamar una mujer libre en todo lo que significa ese sentido, porque durante toda su vida vivió con este abuso, esta idea de ser victimizada y, al contármela, entendí el porqué era así, porque empezó desde que era una niña que se convirtió en víctima y nunca alzó la voz”.

Con ello, el director espera darles voz y valor a las víctimas de abuso sexual, “en específico, a quienes lo sufrieron cuando apenas eran unos niños, unos infantes”, y que por miedo no denuncian.

“Espero que quien llegue a verlo, por más explícito que suene, diga: ‘Sabes mamá, me está pasando lo mismo’, sin miedo y sin vergüenza, porque no es algo que nosotros escogimos”.

Ese fue el motivo por el que Ruiz, por difícil que fue, decidió hacerlo, porque durante la confesión de su madre, “ella me dijo algo muy importante, y fue el porqué, el inicio de este viaje.”

“Me dijo: ‘Toda mi vida yo intenté que algo semejante nunca le ocurriera a mis hijos”. Desafortunadamente, comentó Ruiz, “eso mismo le pasó a mi hermana y me pasó a mí, pero es algo que mi madre no sabe todavía”.