Chris Evans habló sobre el impacto en la actuación de su ansiedad durante su aparición en Hollywood Reporter’s “Awards Chatter”, el podcast.

Evans comenzó con ansiedad en 2007 y en 2010, cuando estaba grabando la película Puncture, la enfermedad se hizo severa. “Fue la primera vez que comencé con mini ataques de pánico en el set,” dijo Evans. “De verdad comencé a pensar, no estoy muy segura si esto [actuación] sea para mí, no estoy seguro si me estoy sintiendo saludable como debería sentirme.”

Cuando Marvel le ofreció por primera vez la oportunidad de audicionar para el papel de Capitán América – inicialmente con un trato de nueve películas – lo rechazó, temiendo la fama inevitable que haría su ansiedad incontrolable. “Mi sufrimiento sería mío,” explicó. Rechazó la oportunidad más de una vez, aumentándole el suelo y un compromiso de solo seis películas.

Evans reconsideró cuando Marvel le ofreció el papel por completo. Habló con su terapeuta, amigos, familia – y Robert Downey Jr., ya una estrella de Marvel en ese tiempo. “Fue la mejor decisión que tomé, y se lo debo a Kevin Feige por ser persistente y ayudándome a evitar un error gigante,” dijo. “Para ser honesto, todas las cosas de las que temía nunca pasaron.”