A medida que la ciencia progresa, podemos ir comprendiendo que (casi) todo se relaciona, y en el ámbito de la salud esto no es una excepción. Así que, tratando de resumir cinco aspectos clave que podrían ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida por medio de la alimentación, el movimiento y el aspecto social, tenemos estas recomendaciones.

A S P E C T O S C L A V E

1.Adecua tus comidas

No se trata sólo del balance energético, también hay que considerar el volumen y horario de las comidas. Los dos errores más comunes al revisar la alimentación de las personas son: a) Comen muy poco (sobreestiman)  b) comen más de lo que creen (subestiman). Hay que entender que existen alimentos y combinaciones de estos que generan más saciedad que otros, como ocurre con casi todos los alimentos ultra procesados. Estos alimentos suelen ser refinados y con un sinfín de ingredientes que pueden llegar a contribuir a inflamar y generar otras perturbaciones del sistema hambre/saciedad. Al retirar o disminuir su consumo, nuestra salud puede verse afectada de manera positiva.

2. Adecua la ingesta de proteína animal

Si, la ingesta de proteína vegetal también es importante, pero las pruebas científicas nos muestran que al parecer los alimentos de origen animal tienen cierta ventaja frente a éstas al hablar de digestión y asimilación. Así que, uno de los puntos más importantes para evitar el envejecimiento prematuro como suele ser la pérdida de masa muscular, caída de cabello, fatiga, entre otros, es simplemente adecuar el consumo de alimentos de origen animal.

La proteína nos brinda saciedad, ayuda a recuperarnos y, además, ayuda a relajarnos y por ende a tener mejor humor. Si existe alguna intolerancia o alergia lo ideal es retirar el alimento que genere el problema.

3.Movimiento y ejercicio

Existe una ley biológica universal: “toda especie pagará un precio en forma de calor para la obtención de alimento”. Dicho de una manera más coloquial: “tendrás que moverte/ ejercitarte para obtener alimento”.

Hace millones de años nuestra especie tenía que moverse para alimentarse. Cazaban y recolectaban todo lo que la naturaleza les brindaba y sacaban provecho de eso. Hoy, después de millones de años, sólo basta dar click o levantar el teléfono celular y llamar para que la comida llegue a nosotros sin apenas gastar energía. Esto ha generado algo que la medicina darwiniana llama “desajuste evolutivo”: el choque entre lo que nuestra genética espera (movimiento) y lo que obtiene (sedentarismo).

4. Lazos sociales

Cuando hablamos de alimentación y movimiento, comúnmente lo hablamos cómo si fuese un aspecto meramente individual, pero la verdad es que ambos aspectos son más un ámbito social que individual, la diferencia es que hoy comúnmente suelen hacerse a solas, pero eso no significa que sea lo “normal”. Desde una perspectiva biológica, si estudiamos la evolución y el comportamiento de otras especies animales veremos que casi todas tienen su grupo; los peces, las aves, los chimpancés, los leones y sin excepción alguna la especie humana también tiene el suyo. La especie humana cazaba y recolectaba en grupo y no solo eso, preparaban el alimento y comían juntos. Piensa en este escenario: si un integrante del grupo comiera solo, lejos del grupo, probablemente fuese presa fácil para cualquier depredador.