El exasesor de Donald Trump, Steve Bannon, fue arrestado este jueves tras ser acusado, junto con otras tres personas, de estafar a los donantes para un plan de recaudación de fondos en línea “We Build The Wall“.

Los cargos fueron dados a conocer en una acusación revelada por el tribunal Federal de Manhattan.

Los fiscales federales alegaron que Bannon y otras tres personas “organizaron un plan para defraudar a cientos de miles de donantes” en relación con una campaña de financiación colectiva en línea que recaudó más de 25 millones de dólares para construir un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos.

La oficina del abogado de Bannon no respondió a las llamadas de AP. Una portavoz de Bannon tampoco respondió ante una solicitud para comentar la acusación y el arresto del ex asesor de Trump.

Según la acusación, Bannon prometió que el 100% del dinero donado se usaría para el proyecto, pero los acusados usaron cientos de miles de dólares de una manera inconsistente.

La acusación decía que falsificaron facturas y falsos arreglos de “proveedores“, entre otras formas, para ocultar lo que realmente estaba sucediendo.

Antes de ser elegido para liderar la campaña presidencial de 2016 de Trump en sus últimos meses críticos, Bannon dirigió al conservador Breitbart News. Después de que Trump fue elegido, pasó a ocupar un puesto importante en la estrategia de la Casa Blanca.

El combativo y franco Bannon fue la voz de un conservadurismo nacionalista y forastero, y presionó a Trump para que cumpliera algunas de sus promesas de campaña más polémicas, incluida la prohibición de viajar para algunos extranjeros y su decisión de retirarse del acuerdo climático de París.

Pero Bannon también chocó con otros importantes asesores, y su alto perfil a veces irritaba a Trump. Fue expulsado en agosto de 2017.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó el pasado 12 de julio un muro fronterizo en el sur de Texas tras afirmar que únicamente fue hecho para perjudicar su imagen, pese a que fueron simpatizantes del republicano quienes lo construyeron.

El muro corre peligro de derrumbarse, y el grupo “We Build The Wall“, que recaudó dinero para edificarlo, comenzó a apoyar a Trump hace dos años, luego que el Congreso de Estados Unidos anunciara que no financiaría la promesa de campaña del mandatario.

Trump, sin embargo, aseguró que él “estaba en desacuerdo con hacer ese pequeño tramo del muro”.

“Era un área complicada con un grupo privado que ha recaudado dinero con anuncios. Únicamente fue para hacerme quedar mal y quizás ni funcione”, expresó el presidente estadounidense.