La mayoría de las mujeres luchamos siempre con el mal olor de las axilas y tratamos de mantener esa área siempre “fresca”, pero mucha veces cometemos el error al momento de comprar un desodorante que ayude a nuestras axilas.

Errores que cometes

#1 DESODORANTE Y ANTITRANSPIRANTE NO ES LO MISMO

El desodorante actuará sobre las bacterias responsables del olor, las disimula. Los antitranspirantes contienen ingredientes que actúan directamente en las glándulas para evitar que liberes sudor.

#2 APLICACIÓN EN EL DÍA

Si estás aplicando tu antitranspirante en el día, estás en lo incorrecto. La única forma en la que funcionan de manera correcta es aplicarlo por las noches y con la piel totalmente seca. Esto es porque cuando vas a dormir, la producción de sudor es mínima y va a penetrar en tu piel. En la mañana, puedes bañarte de forma normal y no ponerte antitranspirante, porque ya penetró en tu piel, pero todas las noches debes de aplicarlo.

#3 NO SABES SI UTILIZAR UN DESODORANTE O ANTITRANSPIRANTE CLÍNICO.

Cuando ya tienes un problema de sudoración excesiva o hiperhidrosis te recomendamos ya probar algo clínico. Esto significa que controlará tres tipos de sudoración, la que es causada por el estrés, el calor y la actividad que haces diario. Te brindará mayor protección ya que lo aplicas por la noches con la piel seca y no importa si te bañas por la mañana, ya estarás protegida.