Las mujeres nunca estamos a gusto: que si tenemos el pelo chino, que si es muy lacio, que si estamos gordas, flacas, caderonas o sin curvas… Es momento de aprender a ser felices con nuestros atributos, sean cuales sean. ¡No les hagas el feo a tus caderas!

Razones para gozar tus caderas 

1.- Nos dan sex appeal y nos hacen ver ultra femeninas y sensuales. Vamos, que tener curvas es ¡Hot!

2.- La ropa se te ve mucho mejor… bueno, algunas prendas. Unos jeans con un blazer, wow. Un vestido en corte A y lucirás fabulosa. Un jumper, uff. Haz la prueba y destaca tus curvas sin pena.

 

3.- Es un hecho indiscutible que a los hombres los vuelven locos las caderas grandes, así que tienes un punto extra a tu favor. Dicen que porque son señal de fecundidad e inconscientemente, ellos se prenden. ¿Será?

 

4.- Te protegen contra golpes, caídas, choques con muebles… Jaja, en serio, ¡amortiguan todo!

5.- Y ya en tono más serio, de acuerdo a un estudio danés, las mujeres con caderas anchas viven más ya que están protegidas en contra de problemas cardiovasculares. He ahí otra razón para amar, proteger y valorar tus curvas.

6.- Por si fuera poco, en la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, se realizó un estudio que reveló que las mujeres con caderas prominentes y cintura pequeña son más inteligentes en comparación con aquellas de medidas inferiores. ¡Ah, mira!

7. Para las que van a ser mamás o quieren serlo -y para las que ya fueron, claro-, tener las caderas anchas facilita el parto. Algo que quizá hoy no te parezca una ventaja pero en el momento de la verdad, ¡lo será!