Los padres de familia deben cuidar la alimentación de los menores en edad escolar, porque es una etapa de la vida que necesitan nutrirse bien con el fin de desarrollarse, evitar enfermedades y tener energía suficiente para estudiar.

Así lo consideró el coordinador de Nutrición de la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, Fredy Nava Raygoza, quien destacó la importancia de formar hábitos alimentarios y de salud a temprana edad.

Una nutrición correcta, combinada con la actividad física, representa el primer paso hacia una vida más saludable, libre de diabetes y sobrepeso, entre otros padecimientos, subrayó.

Explicó que es muy importante establecer los menús correctos para los menores, deben contener los alimentos fijados en el plato del buen comer como frutas, vegetales, proteínas, lácteos y cereales.

Esos alimentos en su conjunto y en las porciones adecuadas, evitarán el sobrepeso y la obesidad infantil, subrayó.

El especialista en nutrición aconsejó a los padres de familia evitar que sus hijos consuman alimentos “chatarra” mientras ven televisión o videojuegos, ya que esto los condiciona a ganar peso corporal.

Añadió que los somete a grandes cantidades de sal y azúcares que pueden llegar a perjudicar su salud.

Mencionó que involucrar a los menores en la elaboración de sus menús, así como en la selección de refrigerios saludables que llevarán a su escuela, los motiva a despertar el interés por alimentarse de manera más sana.

Explicó que eso los alejará de vicios que los lleven en un futuro a problemas de salud, “como padres de familia debemos ser creativos al momento de brindarles opciones alimenticias a nuestros hijos”.

Ejemplificó que si se les brindaran ensaladas frescas a los menores se deben buscar los vegetales más coloridos, las frutas dárselas en algún tipo de figura, puesto que cuidar la salud de los niños es una gran responsabilidad.