Su origen quizá sea Francia, donde eran muy comunes entre la gente pudiente, trabajadores analizaron documentos de hace dos siglos cuando observaron un par de objetos que parecían papiros, sólo que en uno de sus extremos estaban redondeados.

Los primeros condones eran elaborados con intestino de cerdo y diseñados para ser reutilizados. Su función, más que como anticonceptivos, era el ser escudos contra la sífilis o la gonorrea, pues en los años de su procedencia el temor a las enfermedades venéreas en Europa era muy elevado.

 

 

Previo al encuentro sexual había que remojarlos en leche a fin de ablandar su aspereza y, una vez usados, se desinfectaban con agua tibia y se llenaban de polvos de talco o fécula de papa hasta el siguiente uso. En un extremo estaban cosidos y en el otro tenían una cuerda para ajustarse. Podían ser de tripa de cerdo o de cordero.

El condón más antiguo conocido apareció en la tumba del faraón egipcio Tutankamon. Fue fabricado hace 3.500 años y está expuesto en el Museo del Cairo.

Internet