Uno de los casos más emblemáticos en la lucha contra los feminicidios ha llegado a su fin. A 2 años y 5 meses de que se dio a conocer el caso de Lesvy Berlín Rivera Osorio se ha encontrado y condenado a quien le quitó la vida: Jorge Luis González Hernández identificado como su pareja sentimental.

Todo comenzó en mayo de 2017 cuando se encontró el cuerpo de la joven colgado del cuello en una caseta telefónica al interior de CU, hecho que indignó a miles de mujeres a lo largo de todo el país que salieron a las calles a exigir justicia por Lesvy y todas las mujeres violentadas.

Foto: internet

Durante meses se sostuvo la versión de que Rivera se suicidó ya que era una joven con problemas en todos los aspectos de su vida; esta versión era reiterada por su pareja Jorge Luis, principal sospechoso ya que estaba confirmado que estuvo con ella un par de horas antes de su muerte.

Gracias la lucha de la familia y la sociedad, se logró demostrar que la muerte violenta de Lesvy no fue un suicidio por lo que se ordenó que la vinculación a proceso de Jorge Luis “N” fuera modificada de homicidio simple a feminicidio agravado.

Tras 2 años del crimen, la procuradora de la CDMX ofreció una disculpa pública por las violaciones y las faltas a lo largo de este caso. A más de 1 año del comienzo del juicio oral por el feminicidio de Lesvy se han presentado pruebas como el ADN bajo las uñas de Lesvy con sangre del presunto feminicida, fotografías que muestran lesiones en su cara y testimonios de amigos que aseguran que vivía una situación de violencia.

Foto: internet

Hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, declaró culpable a Jorge Luis González Hernández de asesinar a su entonces pareja Lesvy Berlín Rivera Osorio, calificando el crimen como feminicidio ya que Jorge Luis González Hernández generó asfixia por estrangulamiento con el cable de la caseta telefónica de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México el pasado 3 de mayo del 2017.

A pesar de que el González Hernández reiteraba “Yo amaba a Lesvy, yo no lo maté”, las pruebas aportadas durante los 11 días de juicio oral demostraron que no existía la posibilidad de que la muerte de la joven fuera a causa de un suicidio como quiso demostrar la defensa de Jorge Luis.

Al terminar el juicio la madre de Lesvy, Araceli Rivera Osorio, expresó a los jueces que su decisión era ejemplo de justicia “no sólo para Lesvy sino para todas las mujeres que nos han arrebatado”.