No te preocupes, el dolor después del sexo, en su mayor parte, es totalmente normal. Una breve lección de anatomía: es importante distinguir la diferencia entre la vagina y la vulva al evaluar cuál de estas razones a continuación podría ser la culpable del dolor.

¿Es normal experimentar dolor después del sexo?

Mira, el sexo no debería doler. Punto. Si es así, debes programar una cita con tu ginecólogo lo antes posible. Aunque definitivamente es normal experimentar malestar a veces. Palabra clave: a veces. “Si el dolor ocurre TODO el tiempo, debes abordarlo”, dice Chávez. Pero, puede ser común si estás experimentando con nuevas posiciones y/o intensidad durante la actividad sexual.

1. No estás usando suficiente lubricante

Me doy cuenta de que Cosmo en general probablemente parece un disco rayado, pero vamos… Si aún no te has subido al tren de la lubricación… ES HORA. “No usar suficiente lubricante definitivamente  puede causar dolor en la vagina”, dice la ginecóloga Mary Jane Minkin. ¿Qué significa esto? Lubricante, lubricante, lubricante. Y extra juegos previos para asegurarte de que estás lo suficientemente excitada.

2.  Eres alérgica al látex

“Algunas personas experimentan sensibilidad a los condones de látex, lo que puede provocar sequedad o irritación en el canal vaginal y el tejido circundante”, dice la terapeuta sexual Shannon Chávez, que se especializa en el tratamiento de trastornos sexuales, y también experta en Vagisil. Opta por opciones sin látex para ver si las cosas mejoran.

3. Tienes endometriosis

Este es un trastorno por el cual el tejido que normalmente recubre el útero crece fuera de él, lo que puede provocar relaciones sexuales dolorosas.”La endometriosis puede causar inflamación del área pélvica y puede provocar dolor o incomodidad después del sexo”, dice Chávez. Programa un chequeo con tu ginecólogo para evaluar si esto podría ser algo que tienes.

4. Tienes una infección urinaria o de levaduras

Fácilmente tratable, no entres en pánico. Estos podrían ser los culpables de dolor de vagina, vulva o ambos. Para solucionarlo, acude a tu médico.

5. Tienes un ITS

Algunas preguntas antes de llegar a esta conclusión: ¿Usaste protección? ¿Es una nueva pareja?  ¿Cuándo fue la última vez que tú y tu pareja hicieron una prueba de ITS? Y basándose en estas respuestas, corre a un chequeo para descartar herpes u otras infecciones comunes.

 

¿Hay algo que pueda hacer para aliviar el dolor después del sexo?

“Aplica una compresa de hielo en la vulva, lo que te ayudará a reducir la hinchazón y el dolor”, dice Chávez. Las almohadillas térmicas y los conos de agua fría también son una buena opción. Pero de nuevo, para prevenir la mayoría delos casos de dolor, debes duplicar el lubricante. Además, pasa entre 5 y 10 minutos adicionales enfocándote en los juegos previos. Eso hará toda la diferencia.