La conclusión es contundente: ni las cápsulas de arándano ni el jugo ni la comida preparada con la fruta previnieron o curaron infecciones urinarias en residentes de un hogar para ancianos que participaron en un estudio.

La investigación se suma a las pruebas contradictorias acumuladas durante décadas sobre si el arándano puede prevenir infecciones bacterianas comunes, sobre todo en las mujeres.

Según un artículo publicado en el sitio de Reporte Índigo, muchos estudios que promovían sus beneficios se basaban en seudociencia, pero eso no ha impedido a promotores comerciales e incluso a personal de salud recomendar el jugo o las cápsulas para evitar estas infecciones.

El nuevo estudio, publicado en el Journal of the American Medical Association, empleó métodos rigurosos y los resultados son convincentes. El personal de salud que alienta el consumo de productos de arándano como método preventivo “perjudica a sus pacientes”.

via GIPHY

Afecta más a mujeres

Las infecciones urinarias provocan millones de consultas médicas y más de 1 millón de internaciones hospitalarias anuales en Estados Unidos. Los hombres son menos vulnerables debido a su anatomía urinaria, pero casi la mitad de las mujeres tendrán al menos una infección a lo largo de su vida. Se las trata con antibióticos y generalmente no son graves, pero pueden provocar infecciones renales o en la sangre que suelen ser peligrosas. Son el tipo de infección más frecuente en los hogares para ancianos.

El estudio abarcó a 147 mujeres mayores en hogares de ancianos escogidas al azar para tomar dos cápsulas de arándano o de placebo diariamente durante un año.

La investigación, financiada en parte por los Institutos Nacionales de Salud, fue dirigida por la
doctora Manisha Juthani-Mehta, infectóloga de la Universidad de Yale.

Las personas que creen padecer una infección urinaria deben consultar al médico y evitar los productos de arándano “en lugar de los tratamientos probados para las infecciones”, según el departamento de medicina alternativa de los Institutos Nacionales de Salud.