Sochil Martin tenía 9 años cuando su tía le dijo que habrá sido “elegida” para servir a Samuel Joaquín Flores quien era el líder de la iglesia La Luz del Mundo. Así comenzó su “consagración” como ella dice el proceso para convencer a niñas del culto a través de citas bíblicas de que era correcto realizar bailes eróticos y cualquier acto sexual que le pidiera el pastor.

Ella lamenta que, bajo esa presión, utilizó esa técnica para que más niñas fueran acusadas sexualemente del actual director de la iglesia Naasón Joaquín García, quien desde junio está detenido en una carcel de Los Angeles acusado de violación, pornografia infantil, tráfico de personas, extorsión y demás.

 

“Durante 30 años me dijeron que mi cuerpo, mi mente y mi alma eran propiedad de La Luz del Mundo”, dijo durante la conferencia en Los Ángeles, Estados Unidos.

 

Se calcula que la iglesia de la Luz del Mundo puede tener entre uno y cinco millones de devotos en todo el mundo.

 

“Son cientos (de víctimas) y si estamos hablando del tiempo de Aarón (el abuelo de Naasón Joaquín y fundador del culto) son miles”, advierte Martin “La iglesia ve cuando entran los niños en la casa grande (la mansión de la iglesia en Guadalajara, su sede principal), en su oficina. Entran y salen (a las) nueve, once (de la noche), una de la mañana y nadie dice nada porque deciden no creerlo”.