En la actualidad existen diferentes tipos de relaciones, algunas pueden ser miel sobre hojuelas y otras más una verdadera tortura.

Una relación tóxica es una convivencia con tu pareja sentimental en donde ya no hay felicidad y es complicado poder salir de ella pues consideras que aun se puede “salvar” tu relación o crees que nadie te va a poder “querer” igual que él. Las relaciones tóxicas son causantes de no establecer límites donde permites agresiones que afectan tu bienestar. Principalmente comienzas con agresiones verbales (comentarios desfavorables a tu persona, gritos, groserías entre otros) y en el peor de los casos llegan la agresión física (jaloneos, golpes e incluso la muerte).

Algunas señales de una relación tóxica son:

  • No te escucha
  • Te humilla
  • Te culpa por sus errores
  • Pone pretextos
  • Es machista

Si has detectado alguna de estas señales aprende a no ser codependiente de esa persona y busca ayuda.