Feliz Año Nuevo mamá, obra de teatro escrita y dirigida por Alex Figueroa, drama de una mujer que intenta recuperar a su hija, luego de separarse de ella cuando tenía nueve años.

“La obra aborda un tema difícil porque se finca en el descubrimiento de las verdades. Es la historia de una madre que busca reencontrarse con su hija para explicarle por qué la dejó siendo muy niña”.

Sanz encarna el papel de “Clara”, la madre que provoca el reencuentro con su hija “Lola”, a quien da vida la actriz Elizabeth Pedroza.

 “Esta pieza teatral mantiene todo el tiempo la tensión, con fuertes confrontaciones. La obra logra que el público se meta en la trama, se identifique con los personajes, provocando incluso que unos aprueben las decisiones de la madre, pero otros que apoyan a la hija, que no quiere perdonar el abandono que sufrió”, cuenta Margarita.

Margarita Sanz, refiere que, ante el intenso diálogo entre madre e hija que se da además en la última noche del año.

“El público sale del teatro satisfecho de haber visto buen teatro, con buenas actrices; un trabajo hecho con seriedad”.

La artista señala que, a pesar de no contar con grandes recursos económicos, la obra centra toda la atención en el trabajo de las actrices. En un país como México, donde la figura materna es el pilar de la sociedad, Sanz comenta que hay reacciones diversas ante la situación que plantea la obra.

La gente que ha visto la pieza teatral, refiere Margarita, principalmente las mujeres mexicanas se han mostrado solidarias y comprensivas, “porque es un montaje muy actual, que toca temas que hoy se debaten en la sociedad; la violencia contra las mujeres, el machismo. En la obra hay una situación de abuso que es la que desencadena todo el maltrato hacia la mujer, que ha existido siempre, pero hablamos del de ahora, y que la mujer también ha solapado, callado, es el tema central en la obra; el texto está enmarcado en la realidad social que vivimos en México”, revela.

Acerca del reto actoral que representa este montaje, en el que también participa Emma Dib, Margarita Sanz confiesa que todos los papeles afectan al actor, y el que dice que no le ocurre eso, no es un buen actor.

“En mi caso, yo habito en los personajes, me meto en ellos. Y claro que me afecta su dolor. Como actriz doy voz a mujeres, en esta y otras obras, que han sido víctimas de abuso, heridas en su vida emocional. Para eso estamos los actores, para dar vida a los personajes”, puntualiza.

La obra Feliz Año Nuevo mamá estará en temporada de lunes a jueves, partir del 20 y hasta el 30 enero, en el Teatro La Capilla.