La parálisis cerebral es la principal causa de discapacidad motora en niños mexicanos, de acuerdo con la especialista de la UNAM, Aline Cintra Viveiro prevenir minimiza las secuelas de este padecimiento.

La falta de seguimiento pre, peri y posnatales, así como la mala nutrición durante el embarazo, son también causas asociadas a este padecimiento.

Cintra Viveiro explicó que determinar la parálisis cerebral es difícil, pues las secuelas van apareciendo durante el desarrollo, salvo en casos severos, cuando las lesiones son graves y el diagnóstico es inmediato, aunque lo más común es que pasen algunos meses sin que se detecte, porque los bebés mejoran con el tiempo su repertorio de movimiento.

“En ocasiones se cree que un niño que no se mueve mucho es flojo, o si está muy tieso es porque está enojado, pero en esta fase del desarrollo no existe eso, son características del tono muscular que indican que tiene problemas con su desarrollo motor, que es diferente en cada infante, pues algunos gatean a los seis, nueve u 11 meses, pero lo importante no es la edad, sino el proceso”, expuso.

Las causas de la parálisis son múltiples, pues intervienen aspectos pre, peri y posnatales, “puede ser que el niño tenga déficit de oxígeno al momento del parto, y como factor prenatal se puede encontrar la restricción del crecimiento”, agregó Cintra Viveiro.

Las manos en forma de puño, sin abrirlas; poco interés por la comida; no levanta la cabeza; hacer fuerza para estirar sus brazos o piernas al momento de cambiarlos son algunas de las señas particulares de la parálisis cerebral.