Lo que muchas veces nos falta a la hora de diversificar lo que hacemos en la cama es más creatividad para jugar con el placer y la seducción, que nos llevan a vivir momentos de alto voltaje.

1. Cambio de roles

Se trata de elegir un personaje diferente cada uno y actuar durante toda la noche como si fueran ellos. Pueden ser personajes reales, ficticios o ligados a historias. La condición es que serán diferentes personas esa noche, y eso es la parte fundamental del juego con el que van a coquetear, seducir y provocar a su pareja hasta llevarlo a la cama. Esto también vale como cambio de roles y es un buen inicio para probar con los juegos sexuales y tener una noche de dormir muy poco.

2. Strip poker

El juego consiste en que las apuestas son prendas, por lo que, cada vez que alguno de los dos pierda la ronda del juego, debe quitarse una prenda, y así sucesivamente hasta que queden desnudos. Acompáñalo de una buena ambientación con luces bajas, música y bebidas, y ya verás como este juego previo los lleva directo a la cama.

3. A qué sabe mi boca

Para empezar a jugar necesitas vendar los ojos de tu pareja. Asegúrate de estar en un lugar propicio, como la habitación o el salón, que estén un poco ya más ligeros de ropa y, por qué no, con velas para acompañar la velada. Ahora sí, empieza con este juego sexual y ponte en la boca un poco de fresa, helado, chocolate, licor, nata o lo que se te ocurra. Por cada sabor que te pongas besa apasionadamente a tu pareja para que adivine lo que es.

En principio este juego previo es una excusa para besarse, pero si falla con el sabor, le toca el castigo más delicioso: lamer un poco más de ese sabor de la parte de tu cuerpo que prefieras. De ahí a la acción en segundos.

4. Fantasias en disfraces

Su  objetivo es estimular visual y mentalmente es el de disfrazarse de la fantasía sexual que tenga el otro. Para algunos de enfermera, otros policías; cualquiera que sea la fantasía sexual de tu pareja, averiguala y sorpréndelo una noche poniéndote el disfraz y jugando el rol. Verás cómo enloquece de placer.

5. Papelitos

Ahora bien, este también se puede convertir en un juego sexual en todo el sentido de la palabra. Antes de empezar con la excitación para empezar a hacer el amor, escriban en los papelitos posiciones sexuales y acciones que quieran hacer mientras tienen relaciones. Cuando ya hayan entrado en calor, empiezan a sacar papelitos y a hacer lo que digan. Tendrán relaciones sexuales varias veces esa noche.

6. Contra reloj o la bomba del deseo

Cuando estén empezando un momento de pasión, toma el móvil o un reloj y programa una alarma para dentro de 20 minutos. El juego consiste en estimularse el uno al otro con besos, caricias, lamiendo, tocando y lo que quieran, menos la penetración. Cuando suene la alarma por fin podrán pasar al siguiente nivel.

Este es un juego sexual muy recomendado para las parejas que cada vez más se han olvidado de lo importante del juego previo, del disfrute del cuerpo y la sexualidad con la pareja antes de llegar a la penetración. Hay muchos casos de parejas que llevan un buen tiempo juntas que van directo a la penetración y al empezar a jugar contra reloj han vuelto a descubrir todo el erotismo de los juegos preliminares.