Los contaminantes en la atmósfera reducen la tasa de éxito de la fecundación in vitro, reduce la posibilidad de que la mujer quede embarazada, informó un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas.

El documento tomó en cuenta los niveles de contaminantes atmosféricos 15 días antes de la implantación, tres días antes, el mismo día y una semana después. Las pacientes tenían en promedio 37 años y los motivos más habituales de infertilidad eran la edad avanzada y la baja reserva ovárica.

“No se tiene que cambiar la técnica de realización de la fecundación in vitro, sino que hay que cambiar las ciudades en relación con la contaminación derivada de la combustión de los motores”, dijo en un comunicado la responsable de la investigación, Mireia González.

En México entre cuatro y cinco millones de parejas tienen problemas de fertilidad. Según la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR), se considera que este problema de salud está en aumento por la mala alimentación, postergación de la maternidad, el consumo de sustancias nocivas a la salud y el estrés.

Para realizar el estudio, se ejecuto un seguimiento de 200 pacientes de las ciudades de Barcelona y Girona que se habían realizado un tratamiento de fecundación in vitro. Del total de casos analizados, se efectuaron 486 transferencias embrionarias y se produjeron 215 gestaciones; sin embargo, sólo la mitad evolucionaron a un embarazo.